Idiomas

El arte y la belleza escondidas de las iglesias de la Vall

20, junio | La Vall D´Albaida | Sin comentarios
El arte y la belleza escondidas de las iglesias de la Vall

Si algo ha constituido el centro de la vida de las poblaciones a lo largo de la historia, son sus iglesias. Hoy os invitamos a hacer un recorrido por las antiguas iglesias de la Vall d’Albaida: góticas, renacentistas, barrocas… En algunas se mezclan varios estilos arquitectónicos, y todas tienen elementos que las diferencian como edificios únicos y de incalculable valor. Siempre vale la pena entrar en ellas, llenarnos con su tranquilidad y conocer la belleza que esconden. Y es que es indudable el valor artístico de las iglesias construidas en épocas tan diferentes a la nuestra.

En cada localidad de la comarca encontramos una iglesia distinta, con su propio origen e historia diferenciadas. En primer lugar, os animamos a acercaros a una de las iglesias con orígenes más antiguos de la comarca, la iglesia de San Juan Bautista de Atzeneta de Albaida, aprovechando así que se acerca la celebración de la fiesta en honor a este santo, el 24 de junio. En el lugar en el que se erige ahora, hubo primero una antigua mezquita durante la época árabe, y luego una vieja iglesia morisca del siglo XVI. Más tarde, entre 1719 y 1728, se reemplazó el templo morisco y se construyó la actual edificación, que tiene una nave central sin crucero. En el interior, el presbiterio está decorado con elementos barrocos propios de la época de construcción como estucos o capiteles.

Nos vamos de nuevo para viajar a Agullent, a solo 20 minutos en coche desde la Finca. En esta localidad encontramos la iglesia de Sant Bartomeu, que fue construida entre los siglos XIV y XV. Os sorprenderá el contraste entre la sobriedad de la fachada exterior y la mezcla de estilos renacentista y barroco valenciano en el interior. Además, posee un retablo atribuido a la escuela del pintor renacentista Juan de Juanes

En Bocairent, una de las localidades más representativas de la Vall, no podía faltar una iglesia igual de importante. En este caso destaca la iglesia de Nuestra Señora de l’Assumpció, construida originalmente en 1516 en estilo gótico, adaptándose después al Barroco. Su torre es símbolo del casco antiguo de Bocairent. Por su parte, en Ontinyent, podemos disfrutar de la visita a varias iglesias, las más reconocidas de las cuales son la iglesia de San Miguel, del siglo XIV, y la iglesia de Santa María, esta última muy importante como Bien de Interés Cultural. Esta iglesia se levantó sobre la antigua mezquita árabe en los siglos XIV y XV. En ella se aprecian distintos estilos como el gótico valenciano, el neoclásico o el renacentista, dependiendo de la puerta de la fachada que estemos mirando, y que se mezclaron cuando se fueron añadiendo a lo largo de la historia edificios adyacentes a la planta original. Pero uno de los elementos que más destaca en ella es su campanario de finales del siglo XVII, el más alto de la Comunidad Valenciana y el segundo más alto de España, con 72 metros.

En Albaida hay otro templo dedicado a Santa María, la iglesia Arciprestal de Santa María, edificada entre la última década del siglo XVI hasta 1621, que reemplazaba a una vieja iglesia del siglo XIII. Es una construcción que impresiona por su estilo gótico valenciano y por su campanario, utilizado como torre de vigilancia hasta el siglo XIX. Si nos desplazamos luego a Benissoda, en esta pequeña localidad nos sorprenderá encontrarnos con la iglesia de la Natividad de Ntra. Señora, que conserva en su fallada parte de la piedra original con la que se construyó.

En Bufali, la iglesia parroquial de la Virgen de Loreto es un edificio del siglo XVIII y reformado a finales del XIX en estilo neoclásico. Tiene una fachada sobria con una puerta blindada y decorada en piedra. Su parroquia se independizó de Montaverner en el año 1574. Y hablando de Montaverner, también podéis visitar allí la iglesia de San Juan y San Jaime Apóstol, del siglo XVIII. Posee también restos antiguos, como una columna romana en su entrada. Hay en su interior muchos elementos interesantes como la Capilla de la Inmaculada, de estilo neoclásico, o la pila bautismal de estilo neobizantino.

En los pequeños pueblos, como Carrícola o El Palomar, también encontramos iglesias con mucha historia artística y arquitectónica. En Carrícola, la iglesia parroquial de San Miguel era una antigua mezquita en su origen, dedicada más tarde, con la llegada del cristianismo, a San Miguel Arcángel, en 1572, del que hay una escultura barroca en su interior. En el Palomar también influyó mucho el Barroco. La iglesia de San Pedro Apóstol también es de ese estilo, construida en el siglo XVII. Tiene varias capillas y un campanario de estilo típico rural con tres famosas campanas conocidas como la Mariana, la de la Sagrada Familia y la de San Pedro.

Estas son solo algunas de las iglesias que podéis visitar en la Vall. Hay muchas más en todos los pueblos de la comarca y os animamos a descubrirlas también por vuestra cuenta en un viaje al pasado y a la belleza de un arte patrimonio de nuestra historia. Seguro que la experiencia vale la pena.

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha