Idiomas

Tradición en Ontinyent: el bou en corda, la cassola al forn y las fiestas de la Puríssima

28, noviembre | La Vall D´Albaida - Gastronomía | Sin comentarios
Cassola al forn

Ontinyent, población de unos 35000 habitantes que se encuentra a unos 20 minutos de la Finca San Agustín, y que destaca por su historia y cultura, también es conocida por sus fiestas, que despiertan la curiosidad de cientos de visitantes todos los años. La más famosa, la de Moros y Cristianos, es de Interés Turístico Nacional, y los desfiles y entradas de las comparsas su característica más destacada. Otras, como la gran feria de atracciones y comercio, se ha celebrado recientemente en la localidad, conmemorando así el privilegio otorgado por el rey Alfonso V de Aragón a la villa en el siglo XV para la celebración de una primera feria agrícola y comercial.

Otra de las fiestas más importantes del municipio, y de las que os vamos a hablar aquí, son las Fiestas Patronales en honor a la Puríssima Concepción. En la localidad ya se ultiman los preparativos para esta celebración, que tendrá lugar la próxima semana, el fin de semana del 8 de diciembre, el día grande. Estas fiestas encuentran su razón de ser en la devoción a la Purísima Concepción, la Patrona de la localidad. Se trata de una tradición muy antigua: en el año 2012 se celebró el 350 aniversario de las fiestas.

En las fiestas de la Puríssima se celebran multitud de actos que empiezan en noviembre en honor a la Patrona. Uno de los más alabados es el conocido como Cant dels Angelets, que se ha convertido en preludio del pregón de fiestas y que recupera música antigua valenciana del siglo XVII en las voces de niños y niñas de la localidad. También es interesante el día de la Víspera, el 7 de diciembre, pues por la tarde salen los Gigantes y Cabezudos y recorren las calles mayores y el Raval, danzando con música y bailes propios. Se trata de un acto perfecto para acudir con niños, y uno de los más multitudinarios de las fiestas por su autenticidad. El día señalado en honor a la Patrona comienza con un sonido especial: el del volteo de la campana –llamada Purísima- en la Iglesia de Santa María, llamando a la Misa Mayor y a los actos religiosos de la mañana. Depués, la despertà avanza por el pueblo, impaciente por poner a todos los habitantes en pie. Por la tarde, durante la Procesión, los Gigantes y Cabezudos, junto a otros personajes, vuelven a salir con su alegría y se disparan fuegos artificiales.

Sin embargo, lo mejor de todo es que podéis disfrutar las fiestas este mismo primer fin de semana de diciembre, del día 30 al día 2, para abrir boca con el bou en corda o el bou embolat –toro embolado-. Durante este fin de semana, se cierran algunas calles del pueblo para que corran varios toros, a los que se les ponen bolas en los pitones para evitar las cornadas y una cuerda para guiarles y manejarles. Se suelen sacar 6 toros entre el sábado y el domingo. Se trata de un acto que congrega a mucha gente espectadora y corredores de la localidad. Los conciertos posteriores y la música también reúnen a los habitantes y los turistas por la noche. Por último, el domingo por la mañana se hace una ofrenda de flores a la Purísima Concepción.

Por otro lado, para terminar de redondear el fin de semana, no podía faltar la comida. Y es que el sábado es cuando se suele degustar un plato tradicional de esta zona, la cassola al forn –arroz al horno en cazuela de barro-, que se sirve ese día en todos los restaurantes y casas de Ontinyent. Este plato hecho a base de arroz, embutido onteniense, carne de cerdo (costillas, careta y manitas), garbanzos y ajo se cocina también para nuestros huéspedes en la Finca San Agustín, así que aunque no probéis el plato en la localidad, podréis disfrutar de la tradición. Por supuesto, desde la Finca San Agustín os animamos a ir a las Fiestas de la Puríssima de Ontinyent y a disfrutar de un fin de semana excepcional mientras os alojáis en la Finca.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha