Idiomas

Aprende la rutina “eco” de un hotel rural sostenible

30, septiembre | Cultivo Ecológico y Sostenibilidad | Sin comentarios
Aprende la rutina “eco” de un hotel rural sostenible

Nuestro Sello de Turismo Ecológico de CERES-ECOTUR y el reciente premio otorgado a la Finca San Agustín, el Premi Turisme al Turismo Sostenible -premio de la especialidad de turismo sostenible otorgado por la Agència Valenciana de Turisme- avalan el modelo que seguimos en establecimiento rural: respeto al medio ambiente en su concepción, su ejecución y en su gestión, y una filosofía de trabajo promovida bajo criterios bioclimáticos y ecológicos. Aquí os señalamos algunas de las rutinas que realizamos en la Masía para intentar mostrar cómo la Fina San Agustín ha llegado a alcanzar el reconocimiento que posee. Además, algunas de las medidas que aplicamos pueden servir como soluciones para trasladar a tu propio hogar.

Las rutinas eco dependen de una multitud de factores, y no se limitan a un solo espacio de la casa. La cocina es uno de los lugares donde más trucos se pueden llevar a cabo para asegurar la eficiencia y el gasto justo de energía. Por ejemplo, en la conservación de los alimentos. En la cocina de la Finca, descubrimos primero cuáles son las necesidades de conservación de cada alimento para mantenerlos a una temperatura adecuada. Una vez cocinados los platos, es importante recordar que se debe dejar enfriar la comida caliente antes de introducirla en la nevera. Si no se hace así la calidad nutritiva de los platos resultará perjudicada y aumentará el gasto energético. Por otro lado, solemos considerar, siempre que es posible, la reutilización de envoltorios de papel de aluminio o film de cocina, y preferimos emplear las fiambreras de plástico, reutilizables, en lugar de bolsas un solo uso.

Como es lógico, también aplicamos los trucos clásicos y sencillos de toda la vida. Como cerrar el grifo cuando no lo estemos utilizando o no derrochar agua –al igual que en los aseos-, o respetar las temperaturas ideales de cocinado de cada alimento y no emplear una mayor de lo necesario, ya que si ocurriera así se perderían las cualidades nutritivas de los alimentos a la vez que se despilfarraría energía. Otra rutina muy famosa y fácil que realizamos es hacer jabón con los residuos del aceite usado. También, usar agua fría cuando sea posible para lavar la vajilla, en vez de caliente, para ahorrar energía.

En los baños, colocar rejillas especiales en los sumideros de los lavabos o usar dispositivos de ahorro de agua, como difusores y atomizadores, son otros de los trucos que empleamos para que la Finca sea más sostenible y eficiente en el gasto de energía. Lo conseguimos también con la disminución de la presión de los grifos. Por su lado, las cisternas de doble botón del inodoro reducen la cantidad de agua que se consume en cada uso: cisternas de doble botón.

Por otra parte, utilizamos un jabón biodegradable, embotellado a granel y con dispensadores de goteo de jabón líquido, que permiten dosificar la cantidad exacta. Adquirimos el papel higiénico en forma de rollos industriales, asegurándonos de que este papel no ha sido blanqueado con cloro. Además, en la iluminación de los baños, usamos bombillas led y de detector de presencia para que no haya riesgo de malgastar la energía al dejar las luces encendidas.

¿Y en cuanto la limpieza de la casa? ¿Cómo llevarla a cabo en términos ecológicos? Nuestras rutinas de limpieza de la casa consisten en reducir la presión en los grifos o la temperatura máxima del calentador o caldera, o usar la cantidad justa de jabón o detergente y la instalación de rejillas en los fregaderos para evitar que se cuelen residuos sólidos por el desagüe. En cuanto a los productos de limpieza, preferimos reducir el consumo de productos químicos y adquirir en su lugar productos concentrados. Optamos por limpiadores naturales tales como bicarbonato, vinagre, bórax, etc. o productos como las “bayetas ecológicas”, que funcionan humedecidas con agua, sin necesidad de agregar ningún detergente. Asimismo, priorizamos los detergentes sin fosfatos y biodegradables.

Este modo de trabajar se enlaza directamente con el respeto que tenemos por el entorno, también la rehabilitación de la Masía se realizó bajo criterios bioclimáticos que contribuyen a las sostenibilidad de la Finca y al ahorro de energía que eso conlleva, y nuestra actuación se ha visto recompensada con el Premi Turisme. Las que hemos expuesto son solo algunas de las rutinas “eco” que llevamos a cabo en la Finca San Agustín, muchas de las cuales podéis poner en marcha en vuestros hogares. Nosotros, por nuestra parte, mientras seguimos adoptando lo ecológico como una rutina y un modo de vida, haremos todo lo posible por continuar ofreciendo la máxima calidad a nuestros clientes.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha